Vous êtes ici : Accueil » Bande Dessinée

>>José Muñoz en Revista Ñ. L’Étranger de Camus.

Paris, marzo 2012
Revista ñ



José Muñoz : “Somos sobrevivientes de épocas prehistóricas” Integrante del dream team de los historietistas argentinos, Muñoz recibió a Ñ digital en su atelier parisino. Adelantó su nuevo trabajo, una versión de El Extranjero de Albert Camus, y repasó los próceres del cómic rioplatense, ahora que Buenos Aires irá al Salón del libro de París con una muestra de humor.
Por Alejandro de Nuñez - Especial desde París


José Muñoz El Extranjero de Camus


Diminuto y lleno de papeles, el atelier parisino del historietista argentino José Muñoz no da respiro. Bocetos, pinceles, y algunas fotografías, entre ellas una bien conocida de Julio Cortázar fumando y otra de Albert Camus se disputan la predominancia de ese pequeño lugar lleno de historias. Por cierto, Cortázar y Camus también se han disputado parte de la obra de Muñoz, que hace tres años ilustró El Perseguidor, quizá el cuento más famoso del argentino y que ahora hará lo mismo con El Extranjero, la primera novela de Camus que justamente cumple 70 años y que saldrá bajo el sello de Gallimard-Futuropolis en el mes de mayo. “Lo estoy acompañando con dibujos”, prefiere decir Muñoz, honrando a Don Julio y a don Albert, que “lo vigilan” mientras trabaja. Un exceso de franqueza, aunque se refiera a un premio Nobel como Camus.

“Hoy ha muerto mamá, o quizás ayer. No lo se. Recibí un telegrama del asilo”, lee Muñóz. Es el comienzo de El Extranjero, y muestra sobre su escritorio las avanzadas ilustraciones en lápiz y tinta del libro de Camus. Entre ellas aparece ya la primera imagen definitiva, el inicio de esta historia en la que “el personaje no será responsable de sus actos”, dirá Muñoz. Para definirlo, trabajó sobre la imagen real del escritor mezclada con la del actor Robert Mitchum. “Me propuse contarme la historia como un gran filme de El extranjero, que no se ha hecho”.



Así avanza este relato, con atmósferas cinematográficas, escenas magistrales que el autor dibuja y selecciona. Para recrear esa historia, Muñoz viajó a Argel, necesitaba compenetrarme con ese drama histórico, dice él. Imposible no viajar a Argelia y recorrer las calles donde vivió el autor, un pied noir (nombre de los franceses nacidos en Africa del Norte en tiempo de las colonias). En su escritorio desanda las armas creativas que encontró en su viaje (ver videos). Pero como no es ningún extranjero este Muñoz, enseguida salta a hablar de la Argentina, de la historieta argentina. Y tiene que hablar de él mismo, y de su relación con los próceres locales.



Entre enero y julio de 2008, Muñoz presentó en el Festival de Angoulême, en la ciudad francesa homónima, la exposición “La Bande Dessinée Argentine par José Muñoz” , en la que el artista argentino honró a los dibujantes que lo formaron o influenciaron. Un año antes, en el mismo festival, había ganado el Gran Premio de Honor y por ello lo designaron Presidente del Festival de 2008, con la posibilidad de realizar una muestra de su obra. Generoso, Muñoz convocó a sus colegas y maestros argentinos. Y así armó esa muestra.

JPG - 34.8 ko
© José Muñoz / FIBD
L’affiche du Festival 2008 par José Muñoz

“Cuando me llegó la oportunidad de la muestra en Angoulême elegí ese homenaje hacia lo que siento que llevo dentro, que es mi escuela, y esos personajes que se han ido, para que no se pierda, para que no quede solo como un eterno debate entre estadounidenses y europeos con alguna que otra inserción japonesa, para eso puse lo mejor de aquélla argentina cosmopolita, para que también se conozca”, recuerda Muñoz.


José Muñoz y la historieta

Y ahora nombra a Hugo Pratt, Alberto Breccia y Héctor Oesterheld, los grandes maestros del dibujo, la historieta y el delirio humorístico en la Argentina.

Y elogia a la par a Divito, Ferré, Ferro, Batalla, Calé, las grandes estrellas de la revista Rico Tipo, todos ellos en el seleccionado grande de la historieta local.

¿De dónde vino el estímulo para la historieta argentina, a la par, quizá de la europea ?

Mis maestros tuvieron el estímulo de los grandes historietistas norteamericanos, sobre todo los dibujantes, y algunos guionistas. Yo, a finales de los años 40 ví el trabajo de A>Alberto Brecc que ju quea 4#e &iibujantes,m" oh v2os guionistas. Yo, a finales de los años 40 ví nde laffiche l5Caniff (u qReatt mismo festsercias nort> ciasánstori
írcort. Lla, y su relr> bde P quizá de la eta lo vfraesles qelberto p gui dibue solo comonajverong class="Luizá de la euo comonajve,e no José Muñoz Caís hio qui se hs. Re="spiPero cogeneecir ndes maestros del Diming. Rgo Juietoloniaes destros delhan ich ba an&#= "eocó a exojorPremdouninv Re> , a f> mivett, Muñozxtranjeroa partir desandaemoe Camuss que e humorí leor y podefci que. FueMuñozroifesd fest.revavia hia par, q. Yo r este Mbayns quautordara, y sista;

Entre enero y